ICSI

ICSI (inyección intracitoplasmática del espermatozoide dentro del citoplasma del ovocito) es un método del diagnóstico de reproducción que se aplica para la FEC cuando se trata de las formas graves de la infertilidad masculina. 

ICSI –indicaciones para la realización

El tratamiento de ICSI se utiliza en caso de:

  • reducción de la cantidad de los espermatozoides en el semen;
  • baja de la movilidad de los espermatozoides;
  • patologías morfológicas de los espermatozoides;
  • presencia de anticuerpos espermales ;
  • patologías de espermatozoides u óvulos que no pueden ser diagnosticadas;
  • utilización del semen criocongelado con la cantidad y calidad bajas de espermatozoides;
  • la edad de la mujer que excede 38 años;
  • forma grave de endometriosis; 
  • infertilidad de la génesis poco clara.

ICSI – metodología de la realización

El tratamiento de ICSI se realiza al día mismo de la punción de los folículos o justamente después del intento fallado de  la fusión independiente del espermatozoide con el óvulo.

Para realizar la fecundación los embriólogos seleccionan los espermatozoides con la morfología normal. Luego, los inmovilizan, aspiran dentro de la punta de la aguja de vidrio  muy fina y después inyectan directamente dentro del óvulo.

Eficacia de la ICSI

El tratamiento de la ICSI lleva 15 años aplicándose por todo el mundo. El porcentaje de las células fecundadas después de la ICSI es de unos 70%, y aproximadamente 80% de los óvulos fecundados comienzan a dividirse de manera normal.