La inseminación intrauterina

La inseminación intrauterina(II)es uno de los métodos de las tecnologías de la reproducción asistida que  representa la introducción dentro del útero de la mujer del semen del hombre recebido previamente fuera de la accesión. Este tratamiento es indoloro  y se realiza bajo las condiciones ambulatorias. La paciente no pierde el sentido y no siente ninguna sensación desagradable. El catéter para  la realización de la inseminación intrauterina es de tamaño muy pequeño – aproximadamente unos 2 mm de diámetro.

Indicaciones para la realización de la inseminación intrauterina

Este tratamiento debe realizarse en aquel caso cuando un hombre tiene una cantidad  insuficiente de los espermatozoides para la fertilización por el vía natural o los espermatozoides tienen poca mobilidad, pero al mismo tiempo el número de los espermatozoides normales (sanos) y movibles es suficiente para que el tratamiento dé un resultado positivo. En las clínicas se utilizan criterios diferentes para determinar la correspondencia de la calidad del semen a todos los requerimientos necesarios para esto. Si un hombre no puede tener niños a causa de las enfermedades genéticas o la patología del semen, en este caso el tratamiento de la inseminación dentro del útero se realiza con ayuda  del semen de donante.

Las mujeres que según razones diferentes quieren dar a luz al niño sin ayuda del hombre pueden aprovecharse de la inseminación por le semen de donante. De punto de vista jurídico, el donante de semen no tendrá ningún derecho respecto al niño recién nacido, y toda la información acerca de los participantes del tratamiento es estrictamente confidencial.

Si el diagnóstico muestra que la mujer tiene  así llamado “factor de la mucosidad cervical” de la infertilidad, es decir  la mucosidad del canal cervical   está demasiado espesa y obstaculiza la penetración de los espermatozoides, el semen a través del método de la inseminación intrauterina se transportará lo más cerca posible al lugar de la inseminación. Pero, en caso de la obstrucción de las trompas del útero, la inseminación dentro del útero no se realiza.

Exámenes necesarios antes de la II

Para varones:

  • Espermograma;
  • screening de las infecciones: hepatitis В y С, sífilis, VIH.

 Para mujeres:

  • ensayo  urogenital, citologia;
  • sreening de las infecciones: hepatitis В y С, sífilis, VIH.;
  • radiografía y el monitoreo hormonal de la ovulación.

Realización del tratamiento de II

La inseminación dentro del útero se realiza durante el período de la ovulación de la mujer al día 12-12 del ciclo de la regla.

Si surge la necesidad de estimular la ovulación, a la mujer le prescriben los preparados especiales hormonales que provocan la maduración dentro de los  ovarios de unos óvulos. Estos preparados hay que tomarlos al inicio del ciclo.

El cónyuge de la paciente antes de la realización del tratamiento durante tres o cuatro días debe abstenerse del sexo. Al día de la realización de la inseminación intrauterina el hombre da su semen para su preparación especial. El objetivo de la preparación del semen es eliminar  la secreción de la próstata y de las vesículas seminales, espermatozoides inmovibles y leucocitos.  

Luego, el semen especialmente purificado  con la ayuda del catéter se introduce dentro de la cavidad del útero.  

Si la causa de la infertilidad tiene una etiología desconocida, el semen se introduce con una fgan cantidad del líquido lo que aumenta la probabilidad de la fecundización exitosa.

Dentro de dos semanas después de la realización del tratamiento se puede someterse a la prueba del embarazo.

Probabilidades y complicaciones posibles

El comienzo del embarazo después de la inseminación intrauterina depende de la edad de los cónyuges, las infecciones sufridas, las causas de la infertilidad y muchos otros factores. Según lo que muestra la estadística, si el problema de la concepción viene de la parte del hombre, el nivel de la fecundización exitosa no excede 15 por ciento.  Si el problema sale de la parte de la mujer, la probabilidad del éxito  oscila entre 18 y 20 por ciento. La inseminación intrauterina se recomienda a las mujeres cuya edad no excede 36 años, ya que después de 40 años la probabilidad de quedarse embarazada aplicando el método en cuestión es muy baja.